Saber mas


La comunidad mirada misericordiosa surgió a partir de experiencia espirituales vividas por su fundador el Padre Alexandre Paciolli, sacerdote Católico Apostólico Romano, ordenado en Roma en enero de 2001.

Desde que regreso a la ciudad de rio de janeiro en 2011 para ejercer sus actividades como sacerdote, el Padre Alexandre sentía cada vez más el fuerte llamado de Dios para reunir personas en torno de un amor que se sumerge y experimenta la inmensidad de la misericordia divina a partir de los ojos de nuestra señora la virgen.

La inspiración para formar una comunidad se fue abrazando en el corazón, y en marzo de 2015, inicialmente con el nombre de Éfeta, un pequeño grupo, invitados por el Padre Alexandre, dieron inicio a la comunidad. Sin embargo, Dios le seguía colocando personas a su alrededor y, providencialmente, varios se aproximaban con el deseo de tener y expresar una mirada misericordiosa, reflejo de la mirada del propio Cristo para las más diversas realidades humanas.

Además de las experiencias y vivencias personales, las acciones y el testimonio de sus hijos espirituales, confirmaron el deseo del Espíritu Santo de formar una nueva comunidad, y muchos se unieron al ideal del Padre Alexander, sin saber siquiera lo que Nuestro Señor le había pedido e inspirado.

La Comunidad Mirada Misericordiosa, con sede en la ciudad de Rio de Janeiro, fue muy bien recibida por su Arzobispo, el Cardenal Orani Tempesta. Los miembros de la Comunidad, se encuentran en diferentes ciudades del país y están a disposición de la Iglesia, a través de los Obispos, en la tarea de servir y defender los Sacerdotes, Religiosos y la Familia, a través de las obras de Misericordia, misión de todo cristiano, pero particularmente, de los miembros que participar en esta Comunidad.

La Bula Papal de proclamación del Jubileo extraordinario de la Misericordia (Misericordiae Vultus, del 11 de abril de 2015), escrita por el Papa Francisco, confirmo la misión y el carisma de la comunidad, especialmente cuando el Santo Padre invita, al final de esta Bula, para que todos los católicos del mundo vivan las obras de misericordia.

Al igual que como en el Cenáculo en donde María y los apóstoles se encontraban y perseveraron en la oración, los miembros de la Comunidad Mirada Misericordiosa, se reúnen semanalmente para crecer en la fe y en el amor fraterno. Bajo la mirada y la protección de la Virgen María, comparten sus experiencias y claman al Espíritu Santo las virtudes y los dones necesarios para que puedan llevar a cabo las obras en esta misión que Dios les ha encomendado. Las reuniones semanales de oración, formación y de intercambio son llamados Cenáculos, pues desde Maria, los miembros rezan, se fortalecer, se forman y van a Jesús.

Nombre, Lema y Carisma

El primer pedido del Fundador para aquellos que inicialmente lo acompañaban, fue que colocaran en oración la elección de un nombre que identificara y expresara, de la mejor forma el carisma de la Comunidad. En la Semana Santa de 2015, a través de una experiencia espiritual concedida al Padre Alexandre, se dio la elección y la definición del nombre, y la Comunidad comenzó a llamarse: “Comunidad Mirada Misericordiosa" (CMM).

La elección del nombre ocurrió mientras en oración, el Padre Alexandre contemplaba el rostro de Nuestra Señora la Virgen. Le llegó al corazón la imagen de dos lágrimas que escurrían de los ojos de María Santísima. Por medio del discernimiento de esta imagen, el Padre Alexander entendió que una de las lágrimas representaba el sufrimiento de la Virgen por los sacerdotes que se pierden en su vocación, y la otra lágrima representaba el sufrimiento de María por las familias que tienen tantas necesidades y divisiones.

Esta imagen interior quemo el corazón del Padre Alexandre, quien entendió el carisma que Nuestro Señor inspiraba a la comunidad: servir y defender a los sacerdotes, religiosos y la Familia, a través de las obras de Misericordia. Estos dos sacramentos de servicio, el Matrimonio y el Ordenamiento, que deben ser valorados y defendidos, pues son atacados continuamente, porque tienen un valor trascendental para la sociedad.

El lema de la Comunidad Mirada Misericordiosa es "Todo por Jesús, nada sin María" y las virtudes reina que deben ser seguidas por sus miembros, son la mansedumbre, la humildad y celo apostólico, a través de los cuales los miembros podrán vivir y experimentar la misericordia también en sus vidas.

Simbolo de la Comunidad


Una vez definido el nombre, una imagen debería representar la misión inspirada a la Comunidad. Las imágenes de Nuestra Señora la Virgen de Guadalupe y Jesús Misericordioso fueron las elegidas por el Fundador, pues estas expresan e identifican el carisma y el lema de la Comunidad: la Misericordia de Jesús a través de María.

GUADALUPE

La imagen de nuestra señora la Virgen de Guadalupe fue elegida debido a la devoción del Fundador a esta representación de María Santísima.

El Padre Alexander nació el 12 de diciembre, día en que la Iglesia celebra la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de las Américas.

La fuerte presencia de la Virgen de Guadalupe en su vida y en su vocación, hizo de ella su Virgen de especial devoción.

Esta imagen de la Virgen es el símbolo del CMM por todo lo que la Virgen de Guadalupe representa para la Comunidad, las señales de su presencia en la vida del Fundador y la importancia de su mirada misericordiosa para la definición de su carisma. Y para que no queden dudas de que la mirada misericordiosa de María se dirige a todos sus hijos, desde hace casi cinco siglos, la Virgen de Guadalupe nos dejó la imagen de su amor maternal impreso en la imagen que milagrosamente fue estampada en el manto del indio Juan Diego.

Científicamente comprobado, la imagen de Guadalupe muestra que en la pupila de sus ojos están grabadas 13 figuras que revelan los mensajes de la Virgen de Guadalupe que son dirigidos a toda la humanidad, ya que delante de Dios, los hombres y mujeres de todas las razas son iguales. Entre las imágenes reveladas de su pupila, se encuentra la figura de Juan Diego y la presencia de una familia, asegurando que la Virgen de Guadalupe tiene a la familia en el centro de su mirada compasiva y misericordiosa. Su imagen representa y confirma muy bien el carisma de la Comunidad, que vela por la unidad familiar y desea que las familias se acerquen a Dios.

JESUS MISERICORDIOSO

La figura de Jesús Misericordioso también constituye un símbolo de la Comunidad, ya que representa la misericordia de Dios que llega hasta los hombres por Jesús Misericordioso. Fue a través de esta imagen que Jesús pidió a Santa Faustina Kowalska que su Misericordia fuera venerada. Esta imagen representa a Cristo resucitado trayendo a los hombres la paz a través del perdón de los pecados por el precio de su pasión y muerte en la Cruz.

En el Diario de Santa Faustina nos encontramos con uno de los mensajes de Jesús a la Santa:

(47) "Pinta una imagen según el modelo que estás viendo, con la inscripción: Jesús, en vos confío. Deseo que esta imagen sea venerada primero en su capilla y después en todo el mundo”.

(88) "Deseo que el primer domingo después de Pascua, la imagen sea expuesta públicamente. Este domingo es la fiesta de la Misericordia. Por el Verbo encarnado doy a conocer el abismo de Mi Misericordia”.

Los rayos, rojo y pálido, que en la imagen brotan del Corazón de Jesús, representan la sangre y el agua que brotaron de su corazón cuando fue traspasado por la lanza. El rayo rojo simboliza la sangre de Jesús y a través de él la salvación del hombre, y la representación de la vida de las almas. El rayo pálido representa el agua viva, el Espíritu Santo que purifica al hombre del pecado y justifica las almas. Por lo tanto, es posible así, expresar el amor de Dios al hombre.

Por lo tanto, en la devoción a la Divina Misericordia y a la Virgen de Guadalupe, la Comunidad Mirada Misericordiosa pretende ser una parte de la mirada de María en la Iglesia y en el mundo por medio del servicio y defensa de los Sacerdotes, Religiosos y de la Familia, a través de las obras de misericordia.


TOTUS TUUS!

  • “Todo por Jesús, nada sin Maria”